+34 910 075 213
mclalepra@gmail.com

Noticias

La historia de Josiane

República Democrática del Congo

“Ahora mis vecinos se han enterado de que no soy peligroso ni contagioso, por lo que me piden ayuda para cuidar niños”.

Josiane vive con su madre Josephine en una pequeña cabaña de césped con una hermosa vista de las colinas  de Bukavu, en el este del Congo. Ella nos recibe con una sonrisa y nuestra visita crea un gran revuelo entre los vecinos, ya que no es habitual recibir visitas a menudo.  “Nací en 1970 en esta colina”, nos dice Josiane. “Nunca se habló de ir a la escuela cuando era pequeña, pero se esperaba que ayudara con las tareas del hogar,  Cuando tenía 17 años comencé a tener manchas en la piel y me pregunté qué podría ser. Las manchas estaban entumecidas y pronto descubrí que mis manos y pies estaban afectados. Y que también tenía úlceras graves. Visite dos hospitales diferentes pero no recibí ninguna ayuda”.

“Hace seis años finalmente recibí ayuda de Misión Contra La Lepra los cuales me proporcionaron el quirúrgico para mis úlceras”.  “Sin embargo, mis manos no están bien, varios dedos están dañados y mis dedos han desaparecido, dejando solo mis muñones”.

Al principio, Josiane experimentó el estigma de su comunidad. “Cuando los signos de lepra se hicieron visibles, mis vecinos desaparecieron. Nadie me saludó y evitaron reunirse conmigo”. Sin embargo, gracias a las visitas y las campañas de sensibilización de Misión Contra La Lepra del  Congo, Josiane y su madre ahora son aceptadas en la aldea y sus vecinos ya no las rechazan. “Incluso traen a sus hijos para que yo los cuide, cuando están trabajando en el campo. Este niño pertenece a un vecino”, dice Josiane, señalando a un niño pequeño dormido en el piso. “Ahora mis vecinos han aprendido que no soy peligrosa ni contagiosa, por lo que me piden ayuda para cuidar de sus niños”.

Josiane estaba casada y tenía 11 hijos, pero lamentablemente, la mayoría de ellos murieron en el parto. Su esposo la echó cuando los signos de lepra se hicieron evidentes. Después de esto ella volvió con su madre, que también tenía lepra, y hoy comparten la cabaña. El hijo sobreviviente de Josiane, vive en Bukavu y, a veces, vuelve a casa para visitarla. Él es su orgullo y alegría, sueña con una casa propia que tenga espacio suficiente para que su hijo pueda vivir a su lado. Nos dice “Me gustaría establecer una pequeña tienda sencilla, en la que pueda vender arroz, jabón, aceite de palma, sal y algunos productos que cubran las necesidades diarias de sus vecinos”.

Todos los domingos Josiane y su madre van a la iglesia a la que pertenecen, a pesar de que es una caminata larga.Nos comente Siempre hemos sido bienvenidas a la iglesia y sentimos que realmente nos aprecian y apreciamos la comunión con los demás. “ MisiónContra la Lepra ha significado mucho para nosotras Comenta Josiane, mientras concluye su historia, agradece a Dios por la labor que realiza el equipo y con una sonrisa reitera estoy muy muy agradecida.

Entrevista realizada por Markus Freudiger, TLM Suiza.

English Idioms by theidioms.com