+34 910 075 213
mclalepra@gmail.com

Noticias

La historia de Patana

Tailandia

Me encanta que otras personas se encuentren con Dios o reciban de Dios a través de las obras de arte que he hecho.

“Primero tuve lepra cuando tenía tres o cuatro años. Tenía manchas rojas en los brazos. Cuando tenía seis o siete años, una misionera me encontró y me llevó a un hospital en el centro de Tailandia cerca de mi ciudad natal. Este misionero fue muy amable conmigo, me trajo dulces y fotos y me habló de Jesús, Solía ​​enviarme mantas al hospital.


Mientras estaba en este hospital tuve una reacción de lepra. Así que me enviaron a McKean (el socio de Misión Contra La Lepra en Tailandia). Comenta yo era un verdadero desastre, no podía caminar. Tenía bultos en todo el cuerpo y dolor en los nervios. Pasé meses en el hospital recibiendo tratamiento. Cuando estaba lo suficientemente bien como para salir de la sala, me mudé a la leprosería que Misión contra La Lepra tiene en MCkean y fue allí donde empecé la escuela junto a otros niños.


Tuve que quedarme en McKean porque la comunidad en mi ciudad natal no me aceptaba. Incluso como un niño pequeño tuve que permanecer escondido en mi casa porque la gente no me aceptaba. Mis padres querían protegerme, así que me mantuvieron oculto. También les preocupaba ser rechazados por mi culpa. Recuerdo haber hecho un viaje en tren una vez y tener que estar de pie con la cara oculta para que la gente no supiera que tenía lepra. 

Después de venir a McKean, mi familia no vino a visitarme. Sabían que estaba bien cuidado y que recibía tratamiento. En aquellos días, si tenías lepra, se te escondía o vivías separado de los demás.



Durante mi estancia en McKean la amable señora misionera siguió visitándome y mostrándome una gran amabilidad, Ella me enseñó lo que Jesús había hecho por mí, Así que he tenido fe en Jesús desde que era niño.

Cuando salí de la escuela aprendí tallado en madera y me fui a vivir a una cabaña para personas afectadas por la lepra (en McKean); aprendí el oficio de otro paciente en McKean, fue paciente en mi aprendizaje de tallado de en madera. 


Finalmente, me mudé a una aldea de “rehabilitación” en la comunidad que McKean había establecido para ayudar a las personas afectadas por la lepra a reintegrarse en la sociedad normal. Había mucha madera buena por allí, así que pude ganarme la vida con mi talla de madera. Me casé con una chica del pueblo que no tenía lepra. Después de dos años nos mudamos a Bangkok para hacer un trabajo de construcción con mi hermano. Pero debido a la pérdida de la sensación seguí hiriéndome las manos. Entonces volví a McKean y comencé a trabajar en el departamento de artesanía.

Decidí solicitar un préstamo de McKean para comprar una casa para establecerme con mi esposa, Gracias a Dios pude pagar el préstamo a través de los ingresos que obtuve de la talla de madera. Mi esposa y yo tuvimos un hijo, pero él murió cuando tenía 19 años, Estaba nadando y se ahogó.

Eventualmente me convertí en zapatero en McKean. Hice zapatos moldeados para personas afectadas por la lepra hasta que me jubilé hace unos cinco años.

Todavía me enfrento a cierta discriminación debido a la lepra, pero mucho menos de lo que solía hacerlo. Es sorprendente ver como la generación de mayores siguen discriminándonos, mientras los jóvenes nos aceptan sin hacernos sentir extraños. Yo aún recuerdo la discriminación a la que me enfrenté cuando era niño, así que incluso ahora siento ansiedad cuando entro en un pueblo, aunque sé que realmente no tiene sentido.

Quiero dar gracias, a dios por el hospital que me atendió y la casa donde viví ya que sin su ayuda me habría perdido.

Después de mi jubilación he seguido tallando madera, no lo hago motivado por el pago, solo me entusiasma hacer el mejor trabajo de arte que pueda hacer. Aunque me gustaría tener más tiempo para invertir en ello, se me hace casi imposible ya que mi esposa necesita diálisis y tengo que llevarla a un hospital de gobierno tres veces por semana. Me encanta que otras personas se encuentren con dios o reciban de Dios a través de la obra arte que realizo y que me ha permitido ganarme la vida durante todos estos años.

Solo puedo dar las gracias a Dios por la misionera que envío para rescatarme y enseñarme de Jesús y me emociona saber que mi arte les acerca a Jesús.

English Idioms by theidioms.com